Truco para acortar un pantalón manteniendo el remate original

Truco para acortar un pantalónTruco para acortar un pantalón

 

Estamos en plena “vuelta al cole” y este es un problema que se plantea siempre con los pantalones de los niños.

 

Cuando compramos un pantalón nuevo es muy raro que el largo del pantalón y la estatura del niño se ajusten bien.

 

Además, como crecen tan deprisa, si queremos que el pantalón dure un poco más, lo normal es  comprarlos un poco más largos y recoger el bajo.

 

Pero, a veces, los chicos protestan. Lo que más les gusta de ese pantalón recién comprado es la terminación del bajo, ese remate, ese doble pespunte o ese desgastado especial  al que no quieren renunciar.

 

Y eso si solo hablamos de los niños, porque para esos detalles todas nosotras solemos ser un poco especiales, no queda igual de bonito un pantalón con el bajo recogido que un pantalón con su terminación original.

 

Aquí os traigo un truco muy sencillo para evitar las discusiones. Podemos ajustar el largo del pantalón sin tener que renunciar al dobladillo original.

 

Es una idea original de just something i made, con algunas modificaciones añadidas por do it your self divas  para el caso de que queramos convertir en definitivo el nuevo largo del pantalón.

Doblamos el bajo del pantalón, hacia afuera, de manera que el dobladillo original que queremos mantener quede un poco por encima de nuestro largo deseado.

 

Pasamos un pespunte justo al lado del borde del dobladillo original.

 

Truco para acortar un pantalón

 

Damos la vuelta, hacia el interior, al pliegue que hemos hecho, planchamos y ¡listo!

 

Para que nuestro pliegue no se mueva de su sitio, conviene sujetarlo con un par de puntadas, a mano, en las costuras laterales del pantalón.

 

En estas fotos se puede ver que se aprecia ninguna diferencia entre el dobladillo original y el acortado.

 

Si el arreglo del pantalón va a ser definitivo, no necesitas mantener el pliegue de tela adicional. En este caso, lo mejor es cortar la tela sobrante.

 

Para evitar que pueda deshilacharse, añade una puntada zigzag cerca del borde.

 

 

Da la vuelta al dobladillo y añade otra línea de pespunte, cerca del original, que sujete los bordes cortados en el interior.

 

 

Espero que te resulte útil