Cómo adaptar un maniquí a la forma real del cuerpo

cómo adaptar un maniqui
Maniquí Singer de Amazon

maniqui de costura personalizado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un maniquí de costura es una gran herramienta. Facilita mucho nuestro trabajo de costura, sobre todo cuando coses para ti misma o cuando no tienes cerca a la persona para la que estás cosiendo.

Nos permite ir probando la prenda en cada una de sus etapas de confección, realizar ajustes y comprobar cómo afecta cada uno de esos ajustes al aspecto final y a la caída de la prenda.

Pero, con los maniquís estándar pasa lo mismo que con los patrones de ropa,  están preparados para unas tallas fijas.

Podemos encontrar modelos de maniquí ajustables, a unos precios razonables, que consiguen representar,  perfectamente, un conjunto de tallas fijas y sus medidas intermedias.

Aquí puedes ver unos enlaces de Amazon con los modelos más económicos:

Maniquí mediano Singer tallas 38-44: 119,99€

Maniquí mediano Singer tallas 46-50: 149,99€

Pero ¿cómo adaptar un maniquí prefabricado a la forma de un cuerpo real?

Aunque nos empeñemos en conseguirlo, nuestro cuerpo pocas veces se adapta perfectamente a una talla determinada. Unas veces el pecho es más grande (o más pequeño),  otras veces las caderas o la tripa son más generosas y, casi siempre, el paso de la edad, la maternidad o el tipo de vida  convierten  la talla real en una original mezcla de formas y tamaños.

Una forma muy efectiva y económica  para conseguir un maniquí que  represente con exactitud nuestro cuerpo es la que vimos en esta entrada:  HACER UN MANIQUÍ CON TU PROPIA FIGURA

Este sistema, que yo misma he empleado durante algún tiempo, tiene un problema: solo sirve para una persona y, además, si cambias de talla con tanta facilidad como yo…..solo sirve para representar la talla que tienes en el momento en que lo has fabricado.

¿Cuál es la mejor solución? No creo que exista una solución perfecta  pero, en este vídeo, he tratado de contarte qué es lo que yo hago para utilizar mi maniquí con diferentes tallas (suelo coser para mi y para mi hija) y cómo lo adapto a las particulares características de cada cuerpo.

 

Espero que te guste.

 

Truco para arreglar un escote desbocado sin descoser

 

¿Te ha pasado alguna vez?

 

Unas veces son problemas de ajuste de los patrones comerciales a las características particulares de cada cuerpo. Otras veces es la elasticidad de la tela que no hemos tomado en la dirección correcta o que hemos forzado al coser. A menudo, son errores que cometemos al cortar y al coser las piezas del patrón  y que se van acumulando hasta afectar al resultado final.

 

Sea cual sea el motivo, puedes  solucionarlo deshaciendo y ajustando la prenda pero…..

 

Vamos a ver un pequeño truco casero para ajustar los escotes que estén ligeramente desbocados en una prenda. ¡Abstenerse perfeccionistas!

 

Puedes intentar usar este truco tanto en prendas con errores de confección como en prendas que se hayan deformado por el uso.

 
Recuerda que se trata de un truco para solucionar pequeños problemas. No lo utilices de forma habitual.

No funciona bien en todos los casos pero es tan sencillo que siempre merece la pena comprobarlo.

 

Solo necesitamos un poco de hilo elástico (lo más fino posible)  y una aguja.

 

El truco consiste en introducir el hilo elástico en el interior del escote pero en pequeños tramos (de 4-5 cm) y sin que esté tirante.

 

Si metemos el hilo en tramos largos conseguiremos un efecto fruncido, como en la foto, y esto no es lo que queremos.

 

Necesitamos que el hilo haga su trabajo pero sin que apenas se note y es más fácil conseguirlo con pequeños tramos independientes.

 

 

Este es el resultado que he obtenido en el escote del top. ¡No tengo que descoserlo!

 

 

Y aquí puedes ver el detalle del tramo corregido.

 

 

Espero que te sirva.