Los motivos

No me resulta nada fácil encontrar ropa que me guste, que sea de mi talla (48-50) y que no me haga sentir culpable después de mirar el precio en la etiqueta.

Así que he decidio unirme a la moda DIY (hágalo usted mismo) y rescatar, gracias a internet, parte de esa sabiduría popular que atesoraban nuestras madres y abuelas para ir a la última, “COSER”.

Mi primera sorpresa ha sido descubrir lo increiblemente extenso y rico en información de este mundo de hilos y agujas totalmente desconocido para mí.

La segunda sorpresa a sido darme cuenta de que es útil, divertido y relajante, y además mejora mucho el sentido del humor de cada uno cuando algo te sale mal.

De manera que he decidido ir contando mis afanes, venturas y desventuras con telas, hilos y patrones por si a alguién le sirve de algo (aunque solo sea para pasar el rato)