Costura para el hogar

La confección de prendas de vestir puede ser más o menos complicada y más o menos rentable económicamente para nosotros. Pero si hay algo que siempre merece la pena hacer por nosotros mismos son las cortinas, estores, paneles japoneses, ropa de cama y, en general, toda la gama de ropa para el hogar.
Es cierto que podemos encontrar en el mercado multitud de modelos prefabricados y a unos precios cada vez más atractivos pero, si lo que nos planteamos es encargar unas cortinas o unos estores, una funda nórdica o unos simples cojines hechos a medida, los presupuestos pueden llegar a asustar.

No hace tanto tiempo (20-30años) los muebles y las cortinas de una casa eran “para toda la vida”, pero ahora no. Las modas cambian en la ropa del hogar casi tanto como en las prendas de vestir. Las cortinas que un día elegimos para nuestro salón o para la habitación de los niños, con todo nuestro cariño, ahora resulta que ya no pegan con el nuevo sofá, la nueva pintura  o con el  joven adolescente en que se ha convertido nuestro hijo.

El principal problema que presenta la costura para el hogar es el tamaño de las telas (no voy a referirme al maravilloso mundo del patchwork, que requiere una paciencia de la que confieso carecer). Normalmente nos vamos a enfrentar a piezas grandes, lo que entraña una cierta dificultad para su manejo. La ventaja es que, casi siempre, usaremos piezas rectas.

La planificación es algo esencial  a la hora de enfrentarse a un proyecto de costura para nuestra casa. El trabajo de coser no va a ser, en general, complicado, pero tendremos que tener especial cuidado en la toma de medidas y en el corte de la pieza de tela, las piezas van a ser muy grandes y, si nos equivocamos al cortar o al medir, podemos arruinar nuestro proyecto.

Las pequeñas herramientas a las que tenemos que perder el miedo. Taladro, tirafondos, tacos, niveles, pegamento de contacto, regla y escuadra,….. van a ser compañeros de la aguja y el hilo en algunos proyectos.

Una mano amiga, cuando trabajemos con grandes medidas, siempre será bien recibida.

¡Anímate! Si sabes coser un dobladillo, o incluso si no sabes (que para eso están las cintas autoadhesivas por ambas caras), solo tienes que elegir la tela y medir bien. El resto es fácil.
Vamos a ir publicando, poco a poco, algunos proyectos fáciles de costura para el hogar, que espero os puedan ser de utilidad.